Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 mayo 2012 6 26 /05 /mayo /2012 19:34

 

Muy importante es como detectar al agresor ya que la imagen que proyecta hacia el exterior es bastante positiva, y aunque su intención es causar daño, generalmente no es consciente de todo el daño laboral, físico y psicológico que puede llegar a causar. Pero una clave importante es que estos agresor@s no se centran en sujetos serviciales y disciplinados, siendo la envidia por los éxitos y los méritos de los demás, el miedo a perder determinados privilegios lo que desencadena su agresividad y todo un rosario conductual de acoso procedente de la codicia, irritación rencorosa, que se desencadena a través de la visión sui generis de felicidad y de las ventajas del otro; y todo ello le empuja a eliminar de raíz cualquier posible obstáculo que entienda se cruza en su camino.

Las víctimas del mobbing no tienen por qué ser personas débiles o con una deteriorada salud psicológica, ni personas con rasgos diferenciales marcados o que presenten dificultades a la hora de relacionarse socialmente; por el contrario, y generalmente, las víctimas se destacan involuntariamente, inconscientemente, siendo blancos perfectos a los ojos del agresor, y el enfrentarse directamente al acoso las hace especialmente atractivas para el acosador@ porque para él suponen un reto.

Cualquier persona en cualquier momento puede convertirse en una víctima, basta únicamente con ser percibida como una amenaza por un agresor potencial y encontrarse en un entorno favorable para la aparición de este tipo de fenómeno. Iñaki Piñuel en su libro “Mobbing” explica que las víctimas suelen ser profesionales brillantes que despiertan admiración entre sus compañeros, bien considerados dentro de la organización. Por eso despiertan celos en los mediocres.

 Como la posible víctima se significa laboral y socialmente el acosador necesita buscarse recursos para aplastarla, por eso mentirá, desacreditará y la enfrentarla al resto del grupo; intentando granjearse el concurso y apoyo de los demás, aunque participen con su omisión, que también es una forma de participar, y nada pasiva, la omisión es una práctica muy violenta, de sus consecuencias deduciremos su gravedad. Por eso la imagen que pretende proyectar el acosador de su víctima tiene muy poco que ver con la realidad, pretenderá descargarla de valores y presentarla como poco inteligente, mediocre, holgazana, siendo en realidad todo lo contrario, inteligentes o muy inteligentes y/o muy trabajadores, se sitúan por encima del resto de alguna forma; su inteligencia o/y su preparación pueden llegar a cuestionar sistemáticamente los métodos y formulas de organización del trabajo que les vienen impuestos o los que pretende imponer el acosador@; por ende, envidiables a los ojos del maltratador@, que llegará a envidiar incluso las condiciones favorables de carácter extralaboral de la víctimas como vida social y familiar, consideradas como satisfactorias desde la óptica del acosador, aunque puede incluso que esto no corresponda a la realidad, todo lo tamiza y proyecta el acosador desde su prisma particular.

Todo esto va minando a la víctima que quedará afectada en el tiempo, su padecimiento personal no va a terminar con el alejamiento de ese tóxico ambiente laboral; presentará manifestaciones diversas que pueden responder a diversas patologías interconectadas, patologías psicosomáticas como dolores y trastornos funcionales, estrés, dificultades de atención, concentración y memoria, miedo acentuado y continuo, que no termina saliendo del puesto de trabajo; irritabilidad, sentimientos de amenaza y ansiedad; desarrollará inseguridad, torpeza, indecisión, conflictos con otras personas e incluso familiares; será presa de la depresión, disminución de autoestima, miedo al fracaso, reacciones paranoicas, agravamiento de problemas previos trastornos y enfermedades, y somatizaciones múltiples y trastornos orgánicos como palpitaciones, temblores, desmayos, dificultades respiratorias, gastritis y trastornos digestivos, pesadillas, trastornos del sueño; se disparan los mecanismos de alerta de la víctima, que estará vigilante y en tensión constante; sufrirá frecuentes dolores de cabeza, espalda…; como trastornos emocionales como el sentimiento de fracaso, impotencia, apatía, frustración, infravaloración, desgana o apatía y baja autoestima; trastornos en la alimentación; adoptará comportamientos sustitutorios como adicciones o conductas de evitación, la víctima tenderá a evitar aquello a lo que en cierto modo teme, adopta así una conducta de evitación, de no afrontamiento y con ello la persona cada vez devendrá a peor, cada vez tendrá más fobias y temores, siendo presa de la indefensión y llegando en casos extremos al suicidio.

 

María del Carmen Calderón Berrocal, artículo completo pulicado en Prevention Wordl

 


Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Psicosociología

Presentación

  • : El blog de MCarmen CB
  • : Ciencias humanas, Historia y Patrimonio documental, Archivística,Gestión documental y Ciencias y Técnicas Historiográficas y Documentales, Prevención de Riesgos Laborales.
  • Contacto

  • MCarmen CB
  • Archivística y gestión documental, Arqueología, Prehistoria, Historia Antigua, Medieval, Moderna, Contemporánea, Historia de América; Arte, Literatura, Investigación, Paleografía, Diplomática, Prevención de Riesgos Laborales; Patrimonio Docu
  • Archivística y gestión documental, Arqueología, Prehistoria, Historia Antigua, Medieval, Moderna, Contemporánea, Historia de América; Arte, Literatura, Investigación, Paleografía, Diplomática, Prevención de Riesgos Laborales; Patrimonio Docu

Enlaces