Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
31 marzo 2014 1 31 /03 /marzo /2014 08:32

Repost 0
31 marzo 2014 1 31 /03 /marzo /2014 08:30

Repost 0
31 marzo 2014 1 31 /03 /marzo /2014 08:28

Repost 0
Published by MCarmen CB - en Naturaleza y Medio Ambiente
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 19:53

Reproduzco aquí una información que me llega y que os gustará leer:

 

Fabulaciones entorno a la cadena de la Torre del Oro. Si hay un monumento emblemático en Sevilla, ese es sin duda la Giralda, pero le sigue a muy corta distancia, la fortificación más famosa del mundo almohade: la Torre del Oro. Lo curioso, es que sobre ambas construcciones se han tejido un sinfín de leyendas. Por ejemplo, el supuesto lagarto que ronda las techumbres de la Catedral o el mito aurífero del castillete islámico al que nos referimos. A pesar de la curiosidad que produce el apelativo “Torre del Oro”, la mayor parte de la sociedad sevillana sigue creyendo las mismas leyendas que les vienen relatando desde la infancia. En el tema que nos concierne, los más sonados cuentos sobre la fortificación hablan de unas supuestas mazmorras repletas de oro y de unos azulejos que reflejaban el color del rey astro. Estos son solo los dos ejemplos más divulgados. Ni que decir tiene que ambas carecen de fundamento histórico alguno e incluso más bien, intentan llamar la atención. Por el contrario, hoy intentaremos descifrar otra no menos desconocida fábula: la cadena de la Torre del Oro. Escasamente propagada, según cuentan algunos sevillanos, guías turísticas, páginas y, en última instancia, libros, nuestra torre se encontraba unida con otra fortificación de menor porte en la orilla trianera. Su hipotética ubicación sería en el Muelle de los Camaroneros, aproximadamente donde hoy se asienta el restaurante Abades. Entre ambas se tendía una gran cadena de mucho más calibre que las que acostumbramos a ver en las gradas de la Catedral o en el Archivo de Indias. Tenía como misión cerrar el paso de la navegación al Arenal. La zona que quedaba vedada y guarnecida, llegó a conocerse, en el siglo XVI, como el Compás de las Naos. Su extensión era de algo menos que un kilómetro y comprendía desde la citada fortificación (1221) hasta el Puente de Barcas (1171). Durante los asedios, y cual serpiente, la cadena reptaba por el lecho fluvial hasta que finalmente era izada para formar una infranqueable línea de hierro. Pero lo cierto, es que la cadena sólo ha existido en el imaginario popular. Quien verdaderamente cerraba la zona portuaria era un paño de muralla que arrancaba desde los mismos sillares de la Torre del Oro y que tras agregársele una serie de torreones en tamaño decrecientes -Torre de la Plata, Torre del Bronce, Torre Abd al-Aziz y Santo Tomás-, conectaba con los Reales Alcázares. La tradición ha quedado erróneamente plasmada en el callejero sevillano con el nombramiento de la calle Fortaleza. Dicho rótulo y calzada pueden hoy encontrarse detrás de la calle Betis. La leyenda es llanamente obra nuestra, ya que tal vía recibe su original nombre en el siglo XIX, anteriormente se denominaba calle Limones. Con un gran parecido castrense, nuestra Torre del Oro bien guarda relación con el Cuerno de Oro de Constantinopla, especialmente con su cadena. El Cuerno de Oro es un estuario del estrecho del Bósforo que divide la ciudad turca de Estambul. Este emplazamiento, que forma un puerto natural espectacular, ha protegido a los griegos, romanos, bizantinos y otomanos y otros barcos durante miles de años. Sirva el siguiente extracto de una crónica bizantina para la posterior hipótesis: “Las defensas fueron quebradas en el 1204 durante la Cuarta Cruzada por los barcos de Venecia, que fueron capaces de romper la cadena con un ariete”. Cronológicamente e históricamente, pudo ser un claro precedente para nuestra fortificación, que se construiría solo 17 años después de tal acontecimiento. Tanto los oriundos de Constantinopla, hoy Estambul, como los sevillanos, perseguían un mismo objetivo: impedir un desembarco de tropas. A pesar de las similitudes estratégicas de ambas ciudades, realmente la historia sevillana es más bien un producto de nuestra siempre maravillosa imaginación. Con más acierto, y ahora sí rozando las referencias históricas, según la Estoria de España, o Primera Crónica General según Menéndez Pidal, (1270-1274) de Alfonso X de Castilla y León, las únicas cadenas que cobraban renombre en la ciudad eran las que sostenían al Puente de Barcas y que se encontraban sujetadas al Castillo de San Jorge. Esta es la supuesta cadena de la Torre del Oro, solo que la historia fue desvirtuada y acabó convirtiéndose en leyenda. Siguiendo las referencias del rey sabio, rastreamos el papel del burgalés Ramón de Bonifaz. Fue este militar quien al mando de la primera escuadra de la Armada Española, remontó el Guadalquivir desde diversas villas del norte de la Península para embestir sus naves contra las mencionadas cadenas. Destrozando el puente, solo así se quebraron las líneas de abastecimiento entre Triana/Aljarafe y Sevilla. Tras casi año y medio de asedio, la ciudad sucumbió tras el decidido envite cristiano. Por este hecho, hoy en día puede verse la Torre del Oro, la alusiva cadena y una embarcación en el escudo de diversas villas como Laredo, San Vicente de la Barquera, Fuenterrabía, Castrourdiales, Santoña, Avilés, La Coruña, Noya, Bayona de Galicia, Pontevedra o la misma capital cántabra. De hecho, parte de esas cadenas se conservan como trofeo en la Iglesia de Santa María de la Asunción, en Laredo. Como pueden constatar, al sevillano le gusta mucho trastocar la Historia y lo cierto, es que de su goloso paladar han salido leyendas deleitosas. Si bien sí existió una cadena, ésta se encontraba en el primer puente de la ciudad y ni era izada desde el fondo del río, ni mucho menos tenía un cometido militar, es más, su función era puramente civil. La leyenda de renombre así se ha trasmitido y aquí queda patente su ficción. Tal vez su origen se encuentre en una mala interpretación geográfica de las crónicas cristianas. En líneas generales, hemos intentado alejar las leyendas de siempre, para acercarnos a la verdad histórica de nuestros monumentos, sean o no Patrimonio de la Humanidad. FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA - VV.AA. Santander y Cantabria en la Conquista de Sevilla. Santander: Editorial Estudio, 1998 - Torre del Oro, Torre de la Plata y Torre del Bronce – Leyendas de Sevilla http://leyendasdesevilla.blogspot.com.es/2011/03/torre-del-oro-y-torre-de-la-plata.html - La Torre del Oro de Sevilla, revisitada – Archivo Hispalense http://www.laac.es/pdf/torreoro.pdf - Mitos y leyendas: la Torre del Oro – CASTRA IN LUSITANIA http://amodelcastillo.blogspot.com.es/2011/08/mitos-y-leyendas-la-torre-del-oro.html

Fabulaciones entorno a la cadena de la Torre del Oro.

Si hay un monumento emblemático en Sevilla, ese es sin duda la Giralda, pero le sigue a muy corta distancia, la fortificación más famosa del mundo almohade: la Torre del Oro.

Lo curioso, es que sobre ambas construcciones se han tejido un sinfín de leyendas. Por ejemplo, el supuesto lagarto que ronda las techumbres de la Catedral o el mito aurífero del castillete islámico al que nos referimos. A pesar de la curiosidad que produce el apelativo “Torre del Oro”, la mayor parte de la sociedad sevillana sigue creyendo las mismas leyendas que les vienen relatando desde la infancia.

En el tema que nos concierne, los más sonados cuentos sobre la fortificación hablan de unas supuestas mazmorras repletas de oro y de unos azulejos que reflejaban el color del rey astro. Estos son solo los dos ejemplos más divulgados. Ni que decir tiene que ambas carecen de fundamento histórico alguno e incluso más bien, intentan llamar la atención.

Por el contrario, hoy intentaremos descifrar otra no menos desconocida fábula: la cadena de la Torre del Oro.

Escasamente propagada, según cuentan algunos sevillanos, guías turísticas, páginas y, en última instancia, libros, nuestra torre se encontraba unida con otra fortificación de menor porte en la orilla trianera. Su hipotética ubicación sería en el Muelle de los Camaroneros, aproximadamente donde hoy se asienta el restaurante Abades.

Entre ambas se tendía una gran cadena de mucho más calibre que las que acostumbramos a ver en las gradas de la Catedral o en el Archivo de Indias. Tenía como misión cerrar el paso de la navegación al Arenal. La zona que quedaba vedada y guarnecida, llegó a conocerse, en el siglo XVI, como el Compás de las Naos. Su extensión era de algo menos que un kilómetro y comprendía desde la citada fortificación (1221) hasta el Puente de Barcas (1171). Durante los asedios, y cual serpiente, la cadena reptaba por el lecho fluvial hasta que finalmente era izada para formar una infranqueable línea de hierro.

Pero lo cierto, es que la cadena sólo ha existido en el imaginario popular. Quien verdaderamente cerraba la zona portuaria era un paño de muralla que arrancaba desde los mismos sillares de la Torre del Oro y que tras agregársele una serie de torreones en tamaño decrecientes -Torre de la Plata, Torre del Bronce, Torre Abd al-Aziz y Santo Tomás-, conectaba con los Reales Alcázares. La tradición ha quedado erróneamente plasmada en el callejero sevillano con el nombramiento de la calle Fortaleza. Dicho rótulo y calzada pueden hoy encontrarse detrás de la calle Betis. La leyenda es llanamente obra nuestra, ya que tal vía recibe su original nombre en el siglo XIX, anteriormente se denominaba calle Limones.

Con un gran parecido castrense, nuestra Torre del Oro bien guarda relación con el Cuerno de Oro de Constantinopla, especialmente con su cadena. El Cuerno de Oro es un estuario del estrecho del Bósforo que divide la ciudad turca de Estambul. Este emplazamiento, que forma un puerto natural espectacular, ha protegido a los griegos, romanos, bizantinos y otomanos y otros barcos durante miles de años. Sirva el siguiente extracto de una crónica bizantina para la posterior hipótesis:

“Las defensas fueron quebradas en el 1204 durante la Cuarta Cruzada por los barcos de Venecia, que fueron capaces de romper la cadena con un ariete”.

Cronológicamente e históricamente, pudo ser un claro precedente para nuestra fortificación, que se construiría solo 17 años después de tal acontecimiento. Tanto los oriundos de Constantinopla, hoy Estambul, como los sevillanos, perseguían un mismo objetivo: impedir un desembarco de tropas.

A pesar de las similitudes estratégicas de ambas ciudades, realmente la historia sevillana es más bien un producto de nuestra siempre maravillosa imaginación.

Con más acierto, y ahora sí rozando las referencias históricas, según la Estoria de España, o Primera Crónica General según Menéndez Pidal, (1270-1274) de Alfonso X de Castilla y León, las únicas cadenas que cobraban renombre en la ciudad eran las que sostenían al Puente de Barcas y que se encontraban sujetadas al Castillo de San Jorge. Esta es la supuesta cadena de la Torre del Oro, solo que la historia fue desvirtuada y acabó convirtiéndose en leyenda.

Siguiendo las referencias del rey sabio, rastreamos el papel del burgalés Ramón de Bonifaz. Fue este militar quien al mando de la primera escuadra de la Armada Española, remontó el Guadalquivir desde diversas villas del norte de la Península para embestir sus naves contra las mencionadas cadenas. Destrozando el puente, solo así se quebraron las líneas de abastecimiento entre Triana/Aljarafe y Sevilla. Tras casi año y medio de asedio, la ciudad sucumbió tras el decidido envite cristiano. Por este hecho, hoy en día puede verse la Torre del Oro, la alusiva cadena y una embarcación en el escudo de diversas villas como Laredo, San Vicente de la Barquera, Fuenterrabía, Castrourdiales, Santoña, Avilés, La Coruña, Noya, Bayona de Galicia, Pontevedra o la misma capital cántabra. De hecho, parte de esas cadenas se conservan como trofeo en la Iglesia de Santa María de la Asunción, en Laredo.

Como pueden constatar, al sevillano le gusta mucho trastocar la Historia y lo cierto, es que de su goloso paladar han salido leyendas deleitosas. Si bien sí existió una cadena, ésta se encontraba en el primer puente de la ciudad y ni era izada desde el fondo del río, ni mucho menos tenía un cometido militar, es más, su función era puramente civil.

La leyenda de renombre así se ha trasmitido y aquí queda patente su ficción. Tal vez su origen se encuentre en una mala interpretación geográfica de las crónicas cristianas. En líneas generales, hemos intentado alejar las leyendas de siempre, para acercarnos a la verdad histórica de nuestros monumentos, sean o no Patrimonio de la Humanidad.

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

- VV.AA. Santander y Cantabria en la Conquista de Sevilla. Santander: Editorial Estudio, 1998

- Torre del Oro, Torre de la Plata y Torre del Bronce – Leyendas de Sevilla

http://leyendasdesevilla.blogspot.com.es/2011/03/torre-del-oro-y-torre-de-la-plata.html

- La Torre del Oro de Sevilla, revisitada – Archivo Hispalense

http://www.laac.es/pdf/torreoro.pdf

- Mitos y leyendas: la Torre del Oro – CASTRA IN LUSITANIA

http://amodelcastillo.blogspot.com.es/2011/08/mitos-y-leyendas-la-torre-del-oro.html

Repost 0
Published by MCarmen CB - en Mitos - leyendas - historias
30 marzo 2014 7 30 /03 /marzo /2014 12:15

Repost 0
Published by MCarmen CB - en Frases e imágenes para reflexionar
28 marzo 2014 5 28 /03 /marzo /2014 18:50
Desde este link podéis descargarlo en pdf

 

Repost 0
Published by MCarmen CB - en BIBLIOTECA
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 13:29

El gobernador Civil de Badajoz y Jefe Provincial del Movimiento felicita por telegrama a Adolfo Suárez por su nombramiento como Presidente del Gobierno. El documento está en el AHPB.

 

 

 

Repost 0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 08:18

Discurso de dimisión. Emitido en TVE (29 de enero de 1981).


“He llegado al convencimiento de que hoy, y en las actuales circunstancias, mi marcha es más beneficiosa para España que mi permanencia en la Presidencia [...] No me voy por cansancio. No me voy porque haya sufrido un revés superior a mi capacidad de encaje. No me voy por temor al futuro. Me voy porque ya las palabras parecen no ser suficientes y es preciso demostrar con hechos lo que somos y lo que queremos [...] Mi desgaste personal ha permitido articular un sistema de libertades, un nuevo modelo de convivencia social y un nuevo modelo de Estado. Creo, por tanto, que ha merecido la pena. Pero, como frecuentemente ocurre en la historia, la continuidad de una obra exige un cambio de personas y yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España”.


“No me he quejado en ningún momento de la crítica. Siempre la he aceptado serenamente. Pero creo que tengo fuerza moral para pedir que, en el futuro, no se recurra a la inútil descalificación global, a la visceralidad o al ataque personal porque creo que se perjudica el normal y estable funcionamiento de las instituciones . La crítica pública y profunda de los actos de Gobierno es una necesidad, por no decir una obligación [...] Pero el ataque irracionalmente sistemático, la permanente descalificación de las personas y de cualquier tipo de solución con que se trata de enfocar los problemas del país, no son un arma legítima”.


“Deseo para España, y para todos y cada uno de ustedes y de sus familias, un futuro de paz y bienestar. Esta ha sido la única justificación de mi gestión política y va a seguir siendo la razón fundamental de mi vida [...] Muchas gracias a todos y por todo”.

Repost 0
Published by MCarmen CB - en Historia
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 08:15

Clase magistral de un demócrata

 

“Yo, señores, no solo no soy comunista sino que rechazo firmemente su ideología, como la rechazan los demás miembros del gabinete que presido. Pero sí soy demócrata, y sinceramente demócrata. Por ello pienso que nuestro pueblo es suficientemente maduro como para asimilar su propio pluralismo. Pienso que este pueblo nuestro no quiere encontrarse fatalmente obligado a ver las cárceles llenas de gente por motivos ideológicos. Pienso que en una democracia todos somos vigilantes de nosotros mismos [...], que entre los derechos y los deberes de la convivencia figura el de aceptar al adversario y, si hay que hacerle frente, hacérselo en competencia civilizada”.


“Los convoco a hacer posible el entendimiento social y político que nuestra nación requiere [...] Si todos hemos ganado laboriosamente la paz y una porción de bienestar, vamos a conservarlo”.

Repost 0
Published by MCarmen CB - en Historia
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 08:10

Hasta luego Presidente.

Se trataba de “Realizar un cambio verdadero y hacerlo pacíficamente”

Discurso en TVE en la víspera del referéndum nacional sobre la Ley para la Reforma Política (14 de diciembre de 1976).

 

“Es evidente que todo ha cambiado en esta nación. Desapareció la excepcional figura de Franco. Surgió en la piel de España, en toda su riqueza, un pluralismo que tiene que ser aprovechado y canalizado [...] ¿Hemos de asistir impasibles a esta profunda mutación de nuestras relaciones? ¿Es lícito que adoptemos la cómoda postura de contemplar el cambio sin proporcionarle los instrumentos jurídicos y políticos para que sea positivo y creador? [...] Tenemos la seguridad de que en la España de hoy la integración plena de todos en la comunidad nacional no puede darse sin libertad política [...] Hemos aceptado el compromiso de la reforma para engrandecer la legalidad, para hacer más sólida la concordia”.

 

“Solo disfrutaremos de seguridad, de estabilidad política y de horizontes claros si la reforma se asienta en la voluntad popular. Porque creemos que es así, hemos dado este paso [...] Quizá todo esto no se podía hacer cuando nuestra principal preocupación era reconstruir España. Pero hoy, sí [...] Sentimos acuciante la obligación de devolver al pueblo español su soberanía y su protagonismo”.

 

“El proceso político que está viviendo España es quizás único en la historia[...] El Gobierno es plenamente consciente de las graves dificultades que comporta conducir la transición política, pues en etapas como ésta se suelen generar, lógicamente, recelos e incomprensiones en los diferentes sectores de la sociedad, sean de centro, de derecha o izquierda. Es muy estrecho el camino por el que tiene que transcurrir la acción del Gobierno en estas circunstancias [...] Realizar un cambio que es verdadero, y hacerlo pacíficamente, sin revoluciones y sin traumas, es una empresa merecedora de despertar las mayores ilusiones [...] Sabemos de la dificultad de gobernar una situación de cambio, cuando la legislación está anclada en el puerto de salida y tenemos que llegar al puerto de destino de una democracia plena. Tenemos que conseguir un difícil equilibrio: el difícil equilibrio de conjugar la legítima autoridad del Estado y el prestigio de sus normas con los cambios sociales ya producidos y que son irreversibles”.

 

“El único riesgo insalvable para el país es volverse de espaldas al curso de la historia [...] Pedimos el sí, porque es necesario abrir las puertas a nuevos representantes legítimos que encaren, con la autoridad emanada de las urnas, las reformas precisas [...] Mañana comienza, si su voto es afirmativo, una nueva etapa histórica basada en la soberanía popular”.


Repost 0
Published by MCarmen CB - en Historia

Presentación

  • : El blog de MCarmen CB
  • El blog de MCarmen CB
  • : Ciencias humanas, Historia y Patrimonio documental, Archivística,Gestión documental y Ciencias y Técnicas Historiográficas y Documentales, Prevención de Riesgos Laborales.
  • Contacto

  • MCarmen CB
  • Archivística y gestión documental, Arqueología, Prehistoria, Historia Antigua, Medieval, Moderna, Contemporánea, Historia de América; Arte, Literatura, Investigación, Paleografía, Diplomática, Prevención de Riesgos Laborales; Patrimonio Docu
  • Archivística y gestión documental, Arqueología, Prehistoria, Historia Antigua, Medieval, Moderna, Contemporánea, Historia de América; Arte, Literatura, Investigación, Paleografía, Diplomática, Prevención de Riesgos Laborales; Patrimonio Docu

Enlaces