Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
25 julio 2012 3 25 /07 /julio /2012 12:03

 

 

De todo queda constancia en los Libros de Visitas Pastorales, aunque nuestra fuente adolece de cierta parcialidad al estar condicionada por el carácter y la subjetividad del visitador, a pesar de que la objetividad estará recomendada siempre en las Constituciones Sinodales y en las Instrucciones de los visitadores. Los informes están condicionados por el carácter del visitador, moldeados por Trento, sin duda, pero modelados después por el punto de vista, juicios y criterios de los distintos visitadores.

Añadiremos cierta "indiscreción" que reseña nombres, apellidos, apodos, incluso características físicas que identifican a los sujetos en cuestión, como en el informe de 1698 en que se nos describe al mayordomo de fábrica como "zampo de ambos pies".

Generalmente no suele encontrarse en un Libro toda la documentación generada con motivo de la Visita, y además ciertos casos llegan al obispo por la via reservada del pliego secreto. Por otra parte, la documentación que no se encuentra encuadernada en los Libros de Visitas, que complementa a la anterior, y completa el fondo que constituye la serie Visitas Pastorales, y que encontraremos hoy ordenada, signaturada y enlegajada en diecisiete unidades de instalación.

La documentación contenida en el Archivo General del Arzobispado relativa a Visitas Pastorales va del siglo XVI hasta fines del XIX. La serie está constituida por 17 legajos y 82 libros de Visitas Pastorales encuadernados en pergamino.

En estos informes, realizados generalmente por notarios apostólicos, aparecen con frecuencia extractillos sobre el margen que agilizaban la información y reflejan la evolución o el desenlace de los distintos casos.

Veremos distintos tipos documentales, alguno difícil de encontrar aunque muy aludido en los informes, nos referimos al edicto de convocatoria; encontraremos además entre las resultas de visitas los edictos de pecados públicos; oficios de remisión y cartas anunciando el envío de pliegos secretos; los pliegos secretos, de laicos, de eclesiásticos, o de ambos a un tiempo; las carta informes al prelado, a la que suelen acompañar siendo a veces inherentes a la misma los informes sobre jurisdicción y señorío, escrutinio del pueblo, informes de escándalos y pecados públicos, informes o escrutinio de eclesiásticos, informes de conventos, hospitales, hermandades y cofradías; cuentas de fábrica; alcances de capellanías y patronatos; colecturía.

Los asuntos escabrosos se resuelven por vía secreta y directa al prelado, utilizando los así mismos llamados "Pliegos Secretos", procedimiento seguido para salvaguardar la intimidad de los individuos, así como para la enmienda de conductas en orden a que no se resienta la moral colectiva. Ultimamente han sido controlados buen número de estos Pliegos, que aparecieron en el Archivo General del Arzobispado aún por inventariar.

En las Actas aparecerá el estudio de los distintos formularios y la información que de ellos se desprende.

 

Palabras claves: Encinasola, Archivística, Historia, Historia Local, Historia de la Iglesia, Religiosidad Popular, Visitas Pastorales, Archivo General del Arzobispado de Sevilla, Documentación.

 

·         Ponencia y Artículo “Encinasola en la Visita Pastoral”, XI Jornadas de Patrimonio de la Sierra de Huelva. Actas Excma. Diputación Provincial de Huelva, Marzo de 1996.

 

Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
25 julio 2012 3 25 /07 /julio /2012 12:00

 

 



Las visitas concluyen con una serie de "mandatos", instrumentos de control y dirección de la diócesis que tienen la finalidad de mejorar la vida parroquial y la atención pastoral a los fieles, y velan tambien por la decencia del culto divino materializado en el cuidado de ornamentos y objetos de culto.

Frecuentemente, veremos reincidir en los mismos mandatos o incluso dar parte al prelado del incumplimiento de alguno de ellos, por ejemplo la Visita del año 1698 nos indica que de los mandatos de la Visita anterior, no se han cumplido el nº 26 que mandaba hacer un sumidero en el suelo de la taquilla del baptisterio para las purificaciones; ni el 31, que recomendaba sacar hacia afuera la mesa del altar maior por ser estrecha; el 32, que indicaba se hicieran dos confesonarios; el 34, para aderezar las puertas de la iglesia del lado de la Epístola; ni el 37, "que a la arquilla del Jueues Santo se le ponga encima cruz sobredorada, y se haga a su cerradura llaue de plata sobredorada; ni tampoco el 39, que ordenaba que el Santo Cristo que está en el púlpito se coloque en haro de hierro.

Y así, en el artículo 9 de los mandatos de 1692, se dispone que: "se cumplan los mandatos de la Visita pasada que tratan de la comunicación ilícita entre los capitulados para casarse; de la observancia de los fieles; de la tasación de entierros y decencia de hábitos con que deben andar los eclesiásticos; del aderezo de cruces ni otras imágenes en casas particulares; de la expplicación de la Doctrina Cristiana al pueblo y si cumplen y executan como en elllo se contiene y bajo las penas y censuras en ellos contenidas".

Una vez finalizada la Visita, los mandatos quedarán expuestos en la parroquia y generalmente, con un márgen de cuatro meses desde la notificación, -según indican las Instrucciones que han de observar los visitadores con quien todos tienen el deber de colaborar-, ha de mandarse a la Secretaría de Cámara copia de los Mandatos de Visita, anotando al margen si se han cumplido o se van cumpliendo y los que no por qué razón dejan de cumplirse, ya que las Instrucciones indican que se obligue a su acatamiento.

 

Palabras claves: Encinasola, Archivística, Historia, Historia Local, Historia de la Iglesia, Religiosidad Popular, Visitas Pastorales, Archivo General del Arzobispado de Sevilla, Mandatos de Visita.

 

Ponencia y Artículo “Encinasola en la Visita Pastoral”, XI Jornadas de Patrimonio de la Sierra de Huelva. Actas Excma. Diputación Provincial de Huelva, Marzo de 1996.

Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
25 julio 2012 3 25 /07 /julio /2012 11:52

Fuerte de San Juan

 

II.-La Visita.

La visita es un deber pastoral del obispo y un medio por el cual inspecciona y hace efectiva su presencia en las distintas parroquias de su jurisdicción, dirigiendo y gobernando la vida individual y colectiva de la comunidad de fieles, -clérigos ó laicos-, y realizando también otras funciones que le son propias, tales como impartir el sacramento de la confirmación, dedicación de altares..., con una periodicidad que puede establecerse en cuatro años a partir de la toma de posesión de su sede episcopal.

El prelado podrá delegar en la persona de un ministro o Visitador eclesiástico /. La Iglesia, deja sentir su presencia orgánica, los visitadores informarán al prelado de todo lo que pueda afectar a la Ley de Dios y a sus los proyectos de ponerla en práctica; actuando "con prudenzia, celo y solicitud.". Y además habrán de ir "con el menor gasto y aparato que fuere posible, como se prebiene y manda por el Santo Concilio de Trento...".


Además de las Sinodales y el Concilio de Trento, el visitador habría de llevar consigo el título o despacho, título de notario y de contador, itinerarios de su visita, edicto de pecados públicos, los mandatos de la visita anterior, los títulos de nombramientos, "un libro de bastantes folios en que se apunten las visitas..., otro libro en que se ponga por testimonio con día, mes y año, y testigos, las visitas...". Debiendo poner "especial cuidado en la guarda y custodia de los papeles..." para que "con más eficacia y estimazión se cumpla con el empleo".

 



Para solemnizar y publicar, la Visita se anuncia con repique de campanas. Comienza convocando al pueblo y clérigos mediante el edicto de convocatoria. El punto de partida son las puertas de la parroquial donde se recibe al visitador con la mayor solemnidad, entonando cantos, responsorios y oraciones. Se predica y explica paternalistamente la finalidad de la Visita, para captar con ello atención y colaboración. Se publican edictos para la recogida de licencias y títulos de los clérigos, para ver capellanías, patrimonios, etc.

Tras la lectura del edicto de pecados públicos se hace la Visita al templo, inspeccionando los altares; se hace la Procesión de Animas, se administran los sacramentos, y se interroga de forma pública y privada, tomándose declaración jurada a algunos sujetos que actuaban como testigos y que habrían de responder a cuestionarios mediante los que se investigaba la vida de clérigos y laicos, su moralidad y cumplimiento de deberes. / Estas "personas de informe" suelen ser personas relevantes cuya opinión se considera como fiable, en Encinasola sabemos que en 1730 son, entre los eclesiásticos, el vicario, cura y beneficiado D. Toribio de los Casares y Cosgaya y D. Francisco de Cárdenas, presbítero de seculares; Juan Vázquez Boza, alcalde ordinario más antíguo y Lucas Rodríguez, mayordomo de Animas.

Se reconoce todo el ajuar parroquial, reliquias, bulas, tallas, lienzos, vestidos de imágenes, mantos, paños, cálices, alhajas, muebles y todos los ornamentos para el culto.

Singular interés adquieren ciertos puntos dentro de la Visita Pastoral, cobrando sabor especial los informes sobre escándalos y pecados públicos, los escrutinios de eclesiásticos, los informes sobre las personas principales, el pueblo llano, el personal de la fábrica de la iglesia...



La forma en que comienzan las Visitas Pastorales podemos verla reflejada en el texto que leeremos seguidamente, lo extraemos de la realizada a la Parroquia de San Andrés Apóstol el año de 1703.

"Señor, en prosecución de mi Visita, passé de la Uilla de Cumbres de San Bartolomé a la de Encinasola, miércoles 25 de abril de este presente año, por la tarde; y el domingo 29 de dicho mes, auiendo celebrado en su iglesia parroquial y leídose el edicto de pecados públicos, di principio a su Visita en la forma ordinaria.

Y auiendo auierto el sagrario del altar maior hallé estar dorado por dentro y fuera, y tener su puertezilla geroglífico de la Eucharistía; contiene, sobre capaz, ara y buenos corporales, tres relicarios, el maior de ellos que sirue para lleuar en público a Su Magestad a los enfermos, contenía forma maior y número correspondiente de menores según el fín para que es este vaso, está dorado por dentro solamente, es de mediana capacidad y de bastante pie, todo él liso y sin lauor.

Los otros dos, el maior y más pequeño que el antecedente, es de la misma forma y hechura, y sirue para dar la comunión en la yglesia, y para ello le hallé vien preuenido de formas. / El otro es relicario pectoral, llano, dorado por dentro y contenía algunas formas por seruir para lleuar a Su Magestad de secreto dentro de vna bolsa de tela con sus cordones Todos tres vasos se purifican con cuidado y renueuan a bastante tiempo.

De aí, passé a un sagrario antíguo que está al lado del Evangelio del altar maior, que es mui grande, y de sus puertas adentro contiene vn nicho mui capaz assí mesmo con sus puertas dadas de colores por dentro y fuera y está forrado en tafetán morado con una cortina de lo mesmo; aquí hallé guardarse los tres vasos de los santos óleos cuia hechura es la regular, siendo de plata lisa su materia y están vnidos los dos de ellos; y de por sí el infirmorum. Todos tres se han dorado, poco ha, por la parte interior con sus chapas y punteros; hallelos a todos tres con el óleo que les corresponde, que mandé consumir excepto el infirmorun, por ser de los óleos antíguos, y no auer traído todauía los nueuos, y previne al cura cerca de esto lo que deuía executar en adelante.

De aquí passé a la capilla baptismal a visitar su pila, que hallé ser de piedra mármol blanca y bastante capaz como su pileta, que assí mismo es de mármol, su tapa está forrada por la parte de afuera en tafetán doble encarnado con caida y fleco que todo defiende un guardapoluo con caida de badana colorada; y tiene toda la clausura y decencia necessaria.

Reconocí luego los libros de baptismos y velaciones y se hizo la processión de difuntos en la forma ordinaria.

Virgen de las Flores, patrona de Encinasola

 

 

Reconocí los altares, y hallé tener todos aras y los lienzos necessarios, tienen retablos, quatro altares de seis que son -los dos de ellos- están dorados; y no lo están, el de el altar maior, que solo tiene dorados y estofados dos Angeles a los lados del Sagrario.

La yglesia consta de tres naues de bóueda, es mui dilastada y capaz, con proporción, y no corresponde a su gran dilatación la sachristía, que es sumamente corta y estrecha, ni se reconoze capacidad para hazerla maior sin gran deformidad de la misma yglesia; y además tiene poca seguridad por poderse subir, aun sin escala, desde afuera hasta la misma puerta de la sachristía por la parte que mira a la calle. A cuia causa, mandé que por aquella parte se le hiziesse nueua puerta y de la maior seguridad.

De reparo maior no necessita esta yglesia excepto cubrirse quatro arcos de las ventanas de la torre, auiéndose cubierto en el tiempo de esta Visita los otros quatro; y para esso están algunos vezinos de los prinzipales en fomentar a los demás y aiudar a que se cubran, para que en el ínterin que los tiempos y medios dan lugar a que se cubran del todo, haciéndola chapitel, no padezcan el campanario y campanas perjuicio alguno...".

 

Palabras claves: Encinasola, Archivística, Historia, Historia Local, Historia de la Iglesia, Religiosidad Popular, Visitas Pastorales, Archivo General del Arzobispado de Sevilla.

 

Artículo y Ponencia “Encinasola en la Visita Pastoral”, XI Jornadas de Patrimonio de la Sierra de Huelva. Actas Excma. Diputación Provincial de Huelva, Marzo de 1996.

 

Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
25 julio 2012 3 25 /07 /julio /2012 11:47

 

 
















I.-Introducción.
La fuente de nuestras investigaciones es el fondo de Visitas Pastorales custodiado en el Archivo General del Arzobispado de Sevilla, serie que se ha visto favorecida con una ya relativamente reciente reordenación, signaturado y reubicación de la documentación enlegajada, labor que realicé como archivera en 1993. El trabajo se completó con la realización de tablas de equivalencia y la incorporación de mucha documentación que estaba por inventariar, que tambien quedó clasificada, inventariada, indizada y lista para ser util a la investigación.

Con todo ello, hoy se puede decir que es uno de los fondos más consultados tanto por la extensión geográfica de la zona que abarca, -la antigua archidiócesis hispalense-, como por la riqueza de sus informes, y el preciosismo de detalles que de sus descripciones fotográficas de edificios, arte y conductas se desprende.

El interés se incrementa al saber que la serie Visitas Pastorales, al estar formada en su mayoría por libros encuadernados en pergamino, no ha permitido la segregación de la documentación, cada vez de un nuevo obispado ha sido creado.

En este estudio solo referiremos los puntos sobre los cuales podemos extraer información de la documentación de Visitas Pastorales a la villa de Encinasola, independientemente de que existen otros temas que la Inspección Pastoral abarca, como las Visitas a los conventos, que están ausentes en el caso que nos ocupa.

 

 

Palabras claves: Encinasola, Archivística, Historia, Historia Local, Historia de la Iglesia, Religiosidad Popular, Visitas Pastorales, Archivo General del Arzobispado de Sevilla.

 

 

 

Ponencia y Artículo “Encinasola en la Visita Pastoral”, XI Jornadas de Patrimonio de la Sierra de Huelva. Actas Excma. Diputación Provincial de Huelva, Marzo de 1996.

Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
14 julio 2012 6 14 /07 /julio /2012 06:58

Prevención de Riesgos Laborales en Archivos, Bibliotecas y Museos
MUSEA MAGAZINE 63 Noviembre 2011www.museamagazine.com

Revista digital de Museología 63
Depósito legal: GR 2176-2008 | ISSN: 1989-2403

 
María del Carmen Calderón Berrocal. Licenciada en Geografía e Historia. Archivera Máster Oficial Prevención de Riesgos Laborales. TSPRL especialidades Seguridad en el Trabajo, Ergonomía y Psicosociología e Higiene Industrial
 
  La prevención de riesgos laborales es una disciplina que no está tan alejada como la mayoría de los profesionales de las ciencias de la documentación creen, sino que es la pieza, o mejor, el engranaje que lo articula todo, sin lo cual nada sería posible en realidad.
Un archivo, una biblioteca, un museo son espacios en los que la seguridad es vital, tanto para las personas como para el patrimonio.
Pero no hay que entender la Seguridad como se suele oir decir: “estar sin ser vistos”. NO, la Seguridad debe estar presente y ser visible. No sólo hacen falta extintores, sino que hay que saber cómo llegar a los extintores y dónde  se sitúan por medio de una adecuada señalización.
Por otra parte la Seguridad tiene que tener un punto de discreción, pues se trata de seguridad para las personas y el patrimonio pero también hay que conjugar el respeto y la comodidad. Es por esto que es preciso una cultura de la Seguridad a implantar en archivos, bibliotecas y museos. Hay que vigilar sin incomodar y hay que acostumbrar al visitante, al lector y al investigador, no sólo a tener un vigilante cerca que vela por la seguridad del patrimonio sean cuadros o piezas en un museo, como patrimonio documental en exposiciones en archivos o en bibliotecas. El personal que trabaja con el patrimonio histórico debe sentirse cómodo a lo largo de las innumerables horas que dedica a la cultura, porque de la cultura ha hecho su trabajo. Es necesario pues un plan de autoprotección, hay que hacer estudio y valoración de riesgos para poder ser conscientes primero de las posibles amenazas y poder, después, luchar contra ellas, ya sean riesgos de Seguridad, riesgos ergonómicos, riesgos Psicosociales o riesgos de Higiene en el trabajo. Si los riesgos no se pueden evitar habrá que intentar por todos los medios, reducir la peligrosidad que deviene de estos riesgos con las medidas adecuadas.
 Pero la Prevención de Riesgos Laborales no es una disciplina que se pueda asimilar a las tareas de Mantenimiento  de toda la infraestructura, como hay quienes se han pronunciado ya en este sentido. El mantenimiento requiere unos profesionales y la Prevención de Riesgos laborales requiere otros profesionales.
Los profesionales de la Prevención de Riesgos Laborales han de acceder a esta formación siendo titulados superiores y la titulación es ya titulación universitaria, impartida  en la Universidad no solo como un grado sino como un postgrado de lo que desde 2011 puede cursarse doctorado también.
 
Todo el personal de archivos, bibliotecas y museos debe quedar claramente implicado en la Prevención de Riesgos Laborales, bajo la dirección, que es la que asume responsabilidades preventivas. Todos, absolutamente todos deben implicarse, auxiliares de archivos, bibliotecas, museos y centros de documentación, personal administrativo, personal técnico informático, archiveros, bibliotecarios, conservadores, restauradores, personal de seguridad, personal de mantenimiento y limpieza. Todos deben adquirir su compromiso, porque en ello va su seguridad, su salud  y el bienestar y buena conservación de puestos y patrimonio.
La Ergonomía hará que el diseño de cada uno de los puestos de trabajo sea el adecuado. Se adapta el puesto a la persona y no la persona al puesto. Se cuida la altura de las mesas, sillas, regulación en altura y dorsal, la seguridad que pueden ofrecer las distintas máquinas y utensilios cuidando su diseño, tratando los posibles riesgos y problemas en su origen. La Prevención se aplica a las pantallas de visualización de datos, a la iluminación de la sala y de cada uno de los puestos de trabajo. Se atenderá a la cuestión primordial de formar a los trabajadores para que adquieran buenas prácticas y hábitos saludables y para que erradiquen posturas viciadas y malas prácticas.
Se cuidarán también los aspectos psicosociales, cómo son las relaciones de trabajo entre el personal, como es la comunicación vertical y horizontal, se cuidará que los roles estén bien definidos, se cuidará una eficaz información y comunicación, así como formación. Se cuidarán y estudiaran debidamente los turnos de trabajo para que disminuyan hasta eliminarse si es posible todo posible riesgo que pueda afectar negativamente a las personas y por ende al patrimonio de estas instituciones como archivos, bibliotecas, museos, centros de documentación. El estrés, el síndrome del quemado, la ansiedad, la depresión son riesgos que pueden aparecer como enfermedades laborales, por ello estudiando desde el punto de vista preventivo a la empresa y a su personal, tendremos las claves necesarias para erradicar los vicios, más extendidos de lo que en general se admite, y que afectan tan negativamente a la población laboral en algunas ocasiones.
La Higiene Industrial es otra disciplina preventiva que hay que cuidar. La climatización defectuosa puede, por ejemplo, ocasionar legionela, síndrome del edificio enfermo, dolores de cabeza, vértigos, mareos y vómitos injustificados a primera vista y que tienen como origen una misma causa. La carga eléctrica y electromagnética son también factores a tener en cuenta, sus efectos quizás no se vean de forma inmediata pero sus efectos serán persistentes o irreversibles.
Los equipos de protección personal son otro tema fundamental y que deberán atender a cada puesto de trabajo en particular, irán desde una bata, máscarilla, guantes, en especialistas de las ciencias de la documentación, hasta cascos para los profesionales de la arqueología y museos. Un amplio abanico que hay que estudiar, intentando que cada profesional se responsabilice de sus propios equipos de protección individual, que responda de ellos y que, sobre todo, que los use en bien personal y patrimonial.
Junto a los equipos de protección individuale están otros equipos que protegen de forma colectiva, son los equipos de protección colectiva. En prevención como en la vida se sacrifica la parte por el todo, no el todo por la parte; se decide en primer lugar en función de la seguridad general, aunque sin descuidad, por supuesto, la seguridad personal.
Los profesionales de las Ciencias de la Documentación y Ciencias y Técnicas Historiográficas se encuentran con multitud de situaciones y muchas situaciones que no debemos dejar que pasen de meras anécdotas, porque debemos tener a punto una buena gestión preventiva. Un problema no afecta solamente al individuo que lo sufre en primera persona, sino que se deja sentir en la colectividad y por ende a las relaciones de esta colectividad entre sí; y aún cuando salen de su jornada laboral. El trabajador siente lo que le afecta en el trabajo y este sentimiento es procesado en su interior, se hace en él y con él, de forma que cuando llega a su casa, el problema puede seguir persistiendo porque no ha sido plenamente controlado, afectando también a la familia del trabajador, independientemente de la escala que ocupe en la jerarquía laboral.
Para poder responder bien ante los riesgos hay que estar bien informado y haber recibido adecuada formación, formación preventiva en general y formación preventiva específica para cada puesto de trabajo. No es lo mismo un puesto de dirección, que un puesto de restaurador, que un puesto de técnico superior especialista en archivística, en biblioteconomía, en museografía, en informática, en seguridad, en mantenimiento, en seguridad, etc., cada cual debe tener un estudio preventivo adaptado a sus funciones.
 
Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
2 julio 2012 1 02 /07 /julio /2012 11:43



Este es el documento rescatado de un contenedor de escombros en 2011 por un ciudadano que, tras examinar los amarillentos papeles y descubrir que se referían a las Cortes de Cádiz, los entregó al ayuntamiento de Móstoles, ya que sabía que éste estaba preparando los actos del bicentenario. De esta forma, los escritos, que en un primer momento se atribuyeron al diputado
liberal Joaquín Lorenzo Villanueva y Astengo, y que finalmente los estudios caligráficos han determinado que son obra de su hermano, el fraile dominico e historiador, Jaime Villanueva y Astengo, llegaron finalmente al Archivo Regional de Madrid, que los estudió durante varios meses y que se expone al público.

Y a vosotros, ¿qué libro os gustaría encontraros?

FUENTE e IMAGEN : La aventura de la historia

Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
1 junio 2012 5 01 /06 /junio /2012 11:34

 

El cargo de escribano de minas ha pasado a la actualidad y se conserva en Hispanoamérica. Por lo que reza en el  DECRETO LEY Nº. 20 “CREANDO LA AUTORIDAD MINERA” dado en Santa Rosa, La Pampa, 21 de Agosto de 1963 BOLETIN OFICIAL, 06 de Septiembre de 1963, en vigencia; en su Artículo 5 se dicta que La Autoridad Minera será ejercida por el Director de Minas, asistido por un Escribano de Minas y los jefes de los departamentos de la estructura orgánica de la Dirección. En casos de ausencia o impedimento, o vacancia en el cargo, la función de Escribano de Minas será ejercida interinamente por un escribano dependiente del Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas y, en su defecto, subrogará el Escribano General de Gobierno.
Según el Artículo 8: Son funciones del Escribano de Minas o Jefe del Registro Protocolar: a) Las reservadas en el artículo pertinente del Decreto-Ley 2242/58, así como las que expresamente le delegara la Dirección. b) Reemplazar al Director en caso de ausencias temporarias de éste[14].
Labores asimiladas al escribano de registro encontramos en el Artículo 9, según el cual, son funciones del Jefe del Registro Gráfico:
a) Organizar, confeccionar y mantener actualizado el Catastro Minero.
b) Autenticar las copias de los plazos, documentos e informes que sean menester en todo trámite por el que se limiten, afecten, modifiquen o extingan derechos mineros.
c) Organizar y tomar a su cargo el archivo de los expedientes tramitados ante la Dirección.
d) Organizar y tomar a su cargo el archivo de todos los antecedentes y documentos necesarios para la ejecución y conservación del Catastro Minero.
e) Intervenir en toda diligencia de mensuras en pertenencias mineras y dictaminar sobre su mérito.
f) Realizar las inspecciones que ordene la Autoridad Minera y aquellas a que le obligaren el cumplimiento de su cometido específico.
En la actualidad, registrar y obtener permiso para explotación de cantera, por ejemplo, consiste en un proceso por el cual debe pasar el trámite, el expediente, hasta su aprobación, en los diferentes departamentos que dependen de la Dirección de Minería.

En la Mesa de Entradas se entrega constancia con fecha y hora de presentación de la solicitud, certificada por el Escribano, lo cual es determinante de la prioridad. Para el Catastro Minero, primero se atiende a la ubicación del pedido (en el sistema informático); en segundo lugar se informa sobre la superficie libre y superposiciones; sobre las minas registradas y solicitudes mineras en el área; y en tercer lugar, se asignará matricula catastral.

Los Escribanos de minas certifican la titularidad y estado de los derechos mineros en las áreas que se superponen.
Si el área está ocupada totalmente, es rechazada; si está ocupada parcialmente, el peticionario debe pronunciarse al cabo de 15 días, caso contrario se archiva la petición. Si no tiene conocimiento del dominio, si no se conoce el dueño, se entrega oficio para gestionar en las oficinas correspondientes los informes a tal caso. Y si el peticionario tiene conocimiento del dominio, se lo emplaza para que explote el área dentro de un plazo de 100 días. Si no se recibe una respuesta al cabo de 20 días, se registra a nombre del solicitante el área. Y si el dueño opta, se registra la mina a su nombre.

El Escribano de Minas realiza la Notificación. La Dirección para la Resolución, ordena registro; se procede a la publicación de edictos, 3 veces en 15 días, a costa del interesado. Se emplaza para realizar labor legal en 100 días. Y el descubridor, en terrenos particulares, tiene derecho a indemnización del propietario.
La labor del Escribano de Minas será la de transcribir el pedimento en el Registro de Manifestaciones (anotaciones y proveídos). Realiza Notificación y entrega de edictos.

En Geología Minera se evalúa la labor legal. En Catastro minero se lleva a cabo la gráfica labor legal. 
La Dirección aprueba labor legal, emplaza a 30 días de vencida labor legal; y otorga declaración de impacto ambiental.
El Escribano de minas toma nota del Registro de Labor Legal y notifica; y el solicitante debe presentar solicitud de mensura y demarcación.
El Catastro minero evalúa y grafica; el Escribano de Minas notifica al solicitante y minas colindantes; y la Dirección Resolución ordena y publica edictos.
Pudiendo ser el trámite efectuado por los interesados o el apoderado legal en la Dirección General de Minería, siendo el plazo de tiempo desde la solicitud hasta la entrega aproximadamente de 4 a 6 meses.
Por su parte la Ley Orgánica de la Autoridad Minera de la Provincia de Córdoba, Ley 8.596, Sanción 28-5-97, Título General de la Autoridad Minera. En su Art. 5 determina que la estructura orgánica de la Autoridad Minera Concedente deberá contemplar el cumplimiento de las siguientes funciones básicas, sin perjuicio de lo que disponga la Ley Orgánica de Ministerios y sus Decretos Reglamentarios: a) Escribanía de Minas, b) Catastro Minero y c) Policía Minera.
En su Art- 6 define que la Escribanía de Minas estará a cargo de un Notario de Registro, cuyas funciones estarán determinadas por el Código de Minería de la Nación, Leyes y Reglamentaciones especiales, la presente Ley y las Resoluciones de la Autoridad Minera. Y en su Art. 7 dicta que “la Escribanía de Minas deberá llevar debida registración, conforme el objeto del acto jurídico de que se trate, en los siguientes libros o registros, sin perjuicio de los que se establezcan en el futuro conforme lo establecido en los arts. 12 y 14 de la presente ley” tales como el Registro de Pedimentos por Pedanía, Registro de Descubrimientos, Registro de Exploraciones y Cateos, Registro de mensuras, Registro de Servidumbres, Registro de Contratos y Mandatos, Registro de Gravámenes, Libro de Fianzas; y Libro de Expropiaciones.



María del Carmen Calderón Berrocal. Los custodios de la documentación de minas. De los escribanos, escribanos mayores de minas y registros; alcaldes mayores de minas y veedores. Actas XII Congreso Internacional sobre Patrimonio Geogógico y Minero. Boltaña (Sobrarbe 2011). ISBN 978-99920-1-770-8.




Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
1 junio 2012 5 01 /06 /junio /2012 11:27

 

 

 
Los títulos los concede el rey mediante  una Real Provisión, cuando los concede el virrey como alter ego del monarca deben ser confirmados por éste; y precisamente este documento es el expediente que se presenta. 
Encontramos en el Archivo General de Indias, INDIFERENTE GENERAL, 416, L.6, F.59V-62V un documento datado en 1602-10-28 que es el Título de escribano público del juzgado de minas y registros y deputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y Bordallas en la Jurisdicción de la gobernación de la Nueva Vizcaya, con la jurisdicción de la alcaldía mayor dellas para Verbaué de Dueñas Narbona por hauer seruido a V.M. con 1200 pesos de oro común, pagados en aquella tierra.Dicho es dada en Valladolid a 24 días de Setiembre de 1602 años. Yo El Rey. Refrendada de Joan de Ybarra y firmada del Consejo.
El documento comienza con la Real Provisión por medio de la cual Felipe II concede el título. Es un traslado por lo que las fórmulas diplomáticas del documento original no son perfectas, la diplomática es la típica de las copias llamadas traslados, evitando por ejemplo la invocación simbólica, en forma de crus o dibujo; o verbal o explícita con expresión de “En el nombre de Dios..”. 
Un extractillo al margen del documento resume el contenido: 
Vernabé de Dueñas Narbona.- Título de escribano público del juzgado de minas y registros y deputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y Bordallas en la Jurisdicción de la gobernación de la Nueva Vizcaya, con la jurisdicción de la alcaldía mayor dellas para Verbaué de Dueñas Narbona por hauer seruido a V.M. con 1200 pesos de oro común, pagados en aquella tierra.-Contestada (al margen).
 Detalle del extractillo y la intitulación.
Continua la R.P. con la intitulación, el nombre del rey precedido de su tratamiento; si fuese original seguidamente encontraríamos la fórmula de derecho divino, “por la gracia de Dios” , seguida de la expresión de expresión de dominio que en esta ocasión aparece abreviada por el “etc.”, donde cabría D. Felipe II por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León.., toda la expresión de dominio con los títulos del monarca, que queda reducida a: Don Felipe etc. 
En el original seguiría la dirección o destinatario, que en este caso aparece extractada al margen, debiendo acompañar el nombre del destinatario con su nombre y título; más la salutación “salud” salud et gratia”. Seguiría la notificación, “sepades” o “sabed”; y el expositivo, la exposición de motivos que es la causa por la cual se expide el documento acompañado del planteamiento del problema y una frase de enlace aludiendo a la institución que fue consultada o que es intermediaria:
Por quanto el Conde de Monte Rey, mi virrey, gouernador y capitán general de la Nueva España, en virtud de la orden que está dada, hizo rematar en vos, Bernaué de Dueñas Narbona, el oficio de escriuano público del juzgado, minas y registros y deputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y Reales dellas, en la comarca del pueblo de Quentamas, en la gobernación de Nueva Vizcaya, con la jurisdicción de alcalde mayor dellas en 1200 pesos de oro común, pagados a çiertos plaços, en poder de mis oficiales reales de la dicha Nueva España, con que dentro de tres años fuesedes obligado a lleuar confirmación nuestra del dicho ofiçio, como ha constado del título que el dicho virrey os dio, que signado de escriuano,  fue presentado y visto en mi real Consejo de las Yndias, que es del tenor siguiente:
Y el traslado inserta el documento, otra R.P., dirigida al virrey de Nueva España,a continuación del mismo texto:
Don Felipe etc. Por quanto auiendo considerado que para çocorro de las muchas necesidades y ocasiones forçosas que mas ocurren e defensa de nuestra santa fee católica, aumento y conseruaçión de la fee christiana y para otros efectos del seruiçio de Dios y nuestro. 
Sería conveniente en le aprovechar las escriuanías de las minas, ciudades, villas y lugares despañoles de la gobernación de la Nueva España Galiçia y Nueva Vizcaia, en las personas que con más cantidad de pessos de oro me siruieren, teniendo las partes y calidades que se requieren para lo exercer, mandé librar una nuestra Real Cédula, en El Pardo, en primero de Noviembre, de noventa y uno;dirigida a Don Luys de Belasco mi virrey que fue de la dicha Nueva Spaña, para que fechas las diligencias que, en este caso se requieren, dieze Tïtulo de los dichos oficios y porque don Gaspar de Çúniga y açebedo, conde de Monterrey, señor de las casas y estado de Diezma y Ulloa, mi Virrey y gobernador y capitán general de la dicha Nueva España y Presidente de la mi audiencia y sanchillería Real, que en ella reside; y hizo traer en almoneda real las escriuanía pública del Juzgado, minas, Registros y diputación del nuevo descubrimiento de Minas de San Antonio de Padua y Reales dellas, en la comarca del pueblo de Queniarmo, en la gouernación de la Nueva Vizcaia, con la juridiçión del alcalde mayor delas y se le remató en Bernaué de Dueñas Narbona, vezino de la villa de San Martín, en la dicha Nueva Santa Luçía, en mil y dosçientos pesos de oro corrientes, como consta por el testimonio del dicho remate del tenor siguiente: 
Insertando ahora el testimonio del pago requerido por parte del interesado, que hace el escriuano mayor de minas, registros y relaciones, Antonio Gallo de Escalada:
Yo Antonio Gallo de Escalada y escriuano mayor de minas, registros y relaciones, en esta Nueva España, por Su Magestad y de su Real Hazienda, doy fe que en la real almoneda que se hizo en esta ciudad de México, en quinze de Diciembre del año pasado de mil y seysçientos y uno,  por el dotor  Santiago del Riego, oydor de la Real Audiençia desta Nueva Spaña y el dotor Joan Quesada de Figueroa, fiscal della y jueçes, oficiales reales, contador, guardian y casa sano  y tesorero Juan de Ybarra, se remató en Bernabé de dueñas Narbona la escriuanía pública y del juzgado, minas, registros y diputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Pádua,  y reales dellas, que son en la comarca del pueblo de Quencame, en la gouernaçión de la Nueva Vizcaia, por mil y duçientos pesos de oro común, que se obligó a pagar a Su Magestad. La mitad a nueue meses desde el día del dicho remate y la otra mitad a otros nueue meses adelante, con fianças a contento de los dichos juezes oficiales y con las condiciones siguientes. 
La concesión del título supone la legalidad para el ejercicio del cargo, pero el oficio lleva anexos una prerrogativas y preeminencias que deben ser reconocidas al nuevo escribano de minas como oficio público, del juzgado, de minas, registros y diputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua, las prerrogativas anexas a cualquier escribano y el reconocimiento de poder nombrar un sustituto en caso de necesidad:
Primeramente, que se le an de guardar las gracias y preeminencias; y las demás de que gozan los escriuanos públicos de las ciudades y minas de los reynos y señoríos de Su Magestad y tengue estando enfermo o ausente pueda nombrar escriuano que vse el dicho ofiçio con licencia del gouernador. 
Además se expresa la jurisdicción de su empleo, 15 leguas a la redonda de minas y reales por periodo de tiempo de una vida, es decir, el cargo no es heredable, pero sí renunciable, puede renunciar a favor de una persona que reuna las condiciones necesarias para el cargo y que deberá contar con la aprobación del gobernador, pero no podrá nombrar más que sustituto, y no más que eso o renunciar a favor de otra persona, debiendo hacerse público y pregonarse en almoneda:
Yten que aya de tener y tenga quinçe leguas de jurisdiçión en contorno de las dichas minas y reales; y que durante la vida del dicho Bernaué de Dueñas Narbona o de la persona en quien lo renunçiare, no se le pueda añadir ni añada otro escriuano, sino que tan solamente lo a de ser el susodicho, la qual dicha escriuanía, por mandado de su señoría, mi virrey, conde de Monte Rey sea traído en pregones en la real almoneda desde veynte y cinco de Mayo del dicho año de seysçientos y uno, hasta el dicho día quinze de Diçiembre  del, como por el dicho Ramete parece a que me refiero; y para que dello conste del pedimento del dicho Bernaué de Dueñas Narbona, lo fize escriuir y ba cierto en la ciudad de Máxico a quatro días del mes de Henero de mil y seysçientos y dos años, siendo testigo Pedro Lorenço y Francisco Gallo, estantes en México, por ende fize mi signo en testimonio de verdad, Antonio Gallo escriuano de Su Magestad.
 
Después de lo qual, el susodicho presentó certificación de Hauer dado satisfaçión y contento a mis oficiales reales para la paga de los dichos pesos como por ella pareze, que es la que se sigue. Los juezes, oficiales de la Hazienda de la Nueva Spaña certificamos que Bernaué de Dueñas Narbona, vezino de la villa de San Martín, en quien en la real almoneda de quinze de Diziembre del año pasado de mil y seysçientos y uno, se remató la escriuanía pública y del juzgado del alcalde maior, del nuevo descubrimiento de las minas de Cuencame en un mil y duçientos pesos de oro común, en reales pagados la mitad para del dicho día en nueue meses; y la otra mitad a otros nueue meses adelante, con fiznça a contento las a dado a cuio contento y satisfaçión, las quales quedan en larcal, caxa, de nuestro cargo a que nos referimos en cuya certificación para aquello conste dimos esta en México a tres de Enero de mil y dosçientos y dos años. Don Françisco Baluerdi Guardián casa sano, Juan de Ybarra. 
A continuación sigue el dispositivo, donde el monarca dispone su voluntad habiendo expresado motivos, seguidos de la expresión de respeto que merece cargo y lo que lleva anexo en cuanto a competencias, honras y honores:
Por tanto e porque en la persona de uso el dicho Vernaué de Dueñas Narbona, concurren las partes y calidades que para el vso del dicho ofiçio se requieren; y confiando que bien y fielmente lo vsaréys; visto por el dicho mi virrey, con cuyo acuerdo es mi merced y voluntad de os prouer y nombrar como por la presente os proueo y nombro por tal mi escriuano público del juzgado, minas, registros y diputación del dicho nueuo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y reales dellas, con la jurisdiçión del mi alcalde mayor del dicho nueuo descubrimiento de Cuencames y su partido y jurisdiçión, conforme al dicho remate por todos los días de una vida y como tal pasen y se hagan ante vos y no ante dicho algún escriuano real, ni nombrado, todas las escrituras, contratos, procesos y los demás autos y negocios judiciales çiuiles y criminales que en las dichas minas u juridizión se ofresçieren y ocurrieren, así de oficio como entre partes y lo mismo hagan los juezes de comisión y reçidençia que fueren a ellas en quanto no lleuaren nombramiento mío de mi Real Audiençia, que resçide en la Chancillería de Guadalaxara, o de mi gouernador de la dicha Nueva Vizcaya, señalado escriuano ante quien, aya de ser, a los queles y al alcalde maior que ahora es y fuere de aquí adelante; y a sus lugares thenientes y otras qualesquier justiçias de las dichas minas y su juridiçión, mando vsen sus oficios con vos y os hagan entregar por ynuentario todos los papeles, procesos, escrituras que en ellas ouiere tocantes al dicho ofiçio y con todos los derechos y salarios que os pertenesçieren y ouieredes de hauer y lleuar conforme a mi arancel real; y se os guarde y agan guardar todas las onrras, gracias, mercedes, preeminencias, prerrogativas, que por razón de dicho ofiçio deuéis de hauer y gozar, bien y cumplidamente, sin que os falte cosa alguna.
En la fórmula diplomática llamada “sanctio” o “corroboratio” que seguidamente se expresa, el rey expresa las cláusulas que garantizan el cumplimiento de la acción contenida en la disposición, expresión de que se han guardado las formalidades necesarias que legalizan y dan fuerza al mismo documento, precepto o condición sine qua non tiene objeto la gracia de la concesión del título; es la puerta que abre los privilegios, tras lo cual el rey expresa el signo de escribano que ha de tener y aponer en todos los documentos que ante él pasen.
Y antes que vséis el dicho ofocio os presenteys, con esta mi carta, ante el dicho mi alcalde mayor, o su lugarteniente, donde hagáis el juramento y solemnidad que en tal caso se requiere para el vso del dicho oficio, de que lo vsareys bien y fielmente; y este oficio os admitan al vso y exerçiçio del, sin que os pongan, en ello ni emparte dello, embargo ni impedimento en lo alguno; y si se os pusiere, os doy por resçiuido y admitido al uso y exerçiçio del; y atento y a que no sois escriuano real, mando que todos los autos, testimonios y escrituras que ante vos pasaren y se otorgaren, en que fuere puesto día, més y año y testigos; y el lugar donde se otorgara; y vuestro signo a tal como (signo) de que mando vseys. Valgan y se les de entera fee y crédito entrello y fuera del, como a escripturas y autos fechos ante escriuano auténtico, fiel y legal; con que dentro de tres años primeros siguienes traygais aprouaçión de este título de mi real persona y por defeto no vseis del en manera alguna. 
El protocolo final o escatocolo viene con la fecha tópica y crónica en la que se ha hecho el documento:
Dada en la ciudad de México a veinte y seis días del mes de Enero de mil y seisçientos y dos años, el conde de Monterrey y […] López de Gauna, seruidor mayor de la gouernación de la Nueba España, por el rey nuestro señor la fiçe escriuir por su mandato, su virrey en nombre, registrada Juan del Serna, Chanciller Juan de la Serna
Tras lo cual, la siguiente fórmula diplomática será la “validatio y autenticatio”, aquí vamos a encontrar los elementos necesarios que validan la acción, los elementos que dan validez al documento, quedando el documento diplomáticamente perfecto:
Y hauiéndoseme pedido os mandase dar confirmación del dicho ofiçio, visto por los dichos mi Consejo, lo he tenido por bien; y por la presente confirmo y apruebo el título arriba incorporado, que como dicho es, os dio el dicho mi virrey a bos el dicho Bernaué de Dueñas Narbona para exercer el dicho oficio de escriuano público del juzgado, minas y registros y diputación del dicho nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y reales dellas, con la jurisdicción del mi alcalde mayor del dicho nuevo descubrimiento, en todo y por todo,  según y cómo en él se contiene y declara, con que a la renunciaçión  que por él se permite poder  haber haya de ser y sea guardando la horden y cédulas que sobre ello están dandas; y en esta conformidad  quiero y es mi voluntad, que como tal mi escriuano podáis vsar y exercer el dicho oficio, según y de la manera que en el dicho título de diçe y mando al dicho mi virrey de la Nueba España y al gouernador de la dicha Nueva Viscaya y alcalde mayor de las dichas minas que os le guarden y cumplan y agan guardar y cumplir y exeçcan con bos el dicho oficio según dicho es. Dada en [la mina] a veinte y ocho de otubre de mil y seiscientos y dos.
 Por la presente confirmo y apruebo.
Yo el rey. Yo Juan de Iuarra, secretario del rey nuestro señor, la fiçe escriuir por su mandato, el licenciado Laguna, el licenciado Pedro Oreuo de Sotomayor, el licenciado Armenteros, el licenciado don Tomás Ximénez Ortíz, el licenciado Villa Gutiérre, el licenciado Luis de Salcedo. (signo) 



María del Carmen Calderón Berrocal. Los custodios de la documentación de minas. De los escribanos, escribanos mayores de minas y registros; alcaldes mayores de minas y veedores. Actas XII Congreso Internacional sobre Patrimonio Geogógico y Minero. Boltaña (Sobrarbe 2011). ISBN 978-99920-1-770-8.



Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
1 junio 2012 5 01 /06 /junio /2012 11:18
 
...Para garantizar la incorruptibilidad de los cargos la Corona dicta que ningún alcalde mayor, juez ni escribano de minas tenga compañía establecida con el dueño de las minas ni las pueda descubrir. Así se pronuncia en Valladolid a 23 de Mayo de 1559 Felipe II y la Princesa Gobernadora. Se prohíbe a la vez que se defiende el cargo de arbitrariedades. Se prohíbe en la persona para defender su cargo. No pudiendo actuar motu proprio ni por medio de terceros, la pena que se establece es la privación del oficio y mil pesos de oro para la Real Cámara y Fisco. 
“Prohibimos y defendemos a todos los alcaldes mayores, jueces y escribanos de minas que tengan compañía de minas con ningún dueño de ellas o hagan diligencias para descubrirlas, durante sus oficios, por sus personas o interposición de otras, pena de que por el mismo caso hayan perdido y pierdan sus oficios y de mil pesos de oro para nuestra Cámara y Fisco”...


María del Carmen Calderón Berrocal. Los custodios de la documentación de minas. De los escribanos, escribanos mayores de minas y registros; alcaldes mayores de minas y veedores. Actas XII Congreso Internacional sobre Patrimonio Geogógico y Minero. Boltaña (Sobrarbe 2011). ISBN 978-99920-1-770-8.


Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental
1 junio 2012 5 01 /06 /junio /2012 11:11
 
...Los alcaldes mayores de minas no pueden comprar ni rescatar plata, ni oro ni otros metales; ni por medio de contratos que establezcan de forma personal o por intermediarios; ni por medio de anticipos ni pagando al contado. La pena es de privación del oficio y condena en el cuarto tanto, esto para los alcaldes mayores; para los mineros la pena será el destierro a criterio del juez que instruya cada causa. Cuando hubiese prueba del contrato la pena será cumplida a medias. Es lo que dispone la Ley II “los alcaldes mayores de minas no compren ni rescaten plata”.
“Mandamos a los alcaldes mayores de minas, que por sí, ni por interpositas personas no puedan rescatar ni comprar de los mineros oro, plata, ni otros metales, anticipando, ni pagando de contado el precio, ni tengan semejantes inteligencias ni contratos, ni otros ningunos con los mineros, pena de que los alcaldes mayores sean privados de sus oficios y condenados en el cuarto tanto; y los mineros desterrados a arbitrio del juez que de la causa conociere; y así mismo no se manifestaren; y si hubiere probanza del contrato, la mitad de la pena sea para el minero que así se manifestare”...


María del Carmen Calderón Berrocal. Los custodios de la documentación de minas. De los escribanos, escribanos mayores de minas y registros; alcaldes mayores de minas y veedores. Actas XII Congreso Internacional sobre Patrimonio Geogógico y Minero. Boltaña (Sobrarbe 2011). ISBN 978-99920-1-770-8.

Compartir este post
Repost0
Published by MCarmen CB - en Archivística y gestión documental

Presentación

  • : El blog de MCarmen CB
  • : Ciencias humanas, Historia y Patrimonio documental, Archivística,Gestión documental y Ciencias y Técnicas Historiográficas y Documentales, Prevención de Riesgos Laborales.
  • Contacto

  • MCarmen CB
  • Archivística y gestión documental, Arqueología, Prehistoria, Historia Antigua, Medieval, Moderna, Contemporánea, Historia de América; Arte, Literatura, Investigación, Paleografía, Diplomática, Prevención de Riesgos Laborales; Patrimonio Docu
  • Archivística y gestión documental, Arqueología, Prehistoria, Historia Antigua, Medieval, Moderna, Contemporánea, Historia de América; Arte, Literatura, Investigación, Paleografía, Diplomática, Prevención de Riesgos Laborales; Patrimonio Docu

Enlaces